Lágrimas de Abril - Primer Lugar en Concurso Jóvenes del Pasillo (First place at the Pasillo Contest in Ecuador)

DIARIO EL UNIVERSO - LA REVISTA

La  Municipalidad de Guayaquil, la Dirección de Cultura y el Museo Municipal de la Música Popular Julio Jaramillo convocaron por cuarto año consecutivo al concurso nacional Buscando nuevos compositores del pasillo, premio Independencia de Guayaquil, el cual fue organizado para motivar a los jóvenes compositores para que generen nuevos temas en este género.

Participaron 54 compositores de diversas provincias y los ganadores fueron presentados  durante un evento cumplido el domingo 28 de octubre en el auditorio del Museo, ubicado en Puerto Santa Ana, el cual incluyó un emotivo recital con las piezas premiadas.

Ellos seleccionaron a los tres ganadores (ver recuadros adjuntos), quienes recibieron premios de $ 5.000, $ 3.000 y $ 2.000, respectivamente.

María Belén Vivero, Quito (Primer lugar): Arte envuelto en sentimiento

El pasillo corre por sus venas y aunque no tuvo formación académica en torno a la música hasta los 16 años de edad, obtuvo el primer lugar en el tercer Concurso de Pasillo que organiza el Municipio de Guayaquil.

Belén (28 años) cuenta que el pasillo es herencia de sus padres. “Mi padre tocaba pasillos en el piano de casa y junto a mi madre notaron mi curiosidad por la música. Me vieron practicar en el piano y cantar con entusiasmo en casa. Mi mamá me apoyó para que ingrese al Conservatorio Nacional de Música en Quito”.

En el Conservatorio estudió piano por tres años, luego se graduó en Música Contemporánea en la

Universidad San Francisco. En 2014 fue admitida con una beca para estudiar en Berklee College of Music en Valencia, España. “Este fue un sueño cumplido, especialmente cuando mi proyecto final fue

grabar y dirigir mi música con una orquesta de 50 músicos en los estudios de Abbey Road en Londres”.

Lágrimas de abril es el nombre de la canción con la que Belén ganó el concurso, ella dice que este pasillo nació luego del terremoto del 16 de abril de 2016. “Vivir lejos de nuestra tierra no es fácil, especialmente en momentos así. Al estar en el extranjero, sentí dolor e impotencia al no poder ir a ayudar. Así comencé a escribir e inmediatamente sabía que sería un pasillo. Necesitaba conectarme con mis raíces, con mi país”.

Belén explica que Lágrimas comienza describiendo lo ocurrido en el desastre natural, pero busca dar esperanza y enaltecer las cualidades de generosidad y valentía de nuestra gente. Cuenta que no esperaba ganar el concurso porque la canción contiene algunos elementos distintos a lo tradicional del pasillo, tanto en la armonía como en la forma.

Ahora trabaja en su primer disco para tenerlo listo en el 2019. “Aspiro a continuar ganando experiencia en música de cine y escribir la banda sonora para un largometraje independiente”.

Belen ViveroComment